domingo, 19 de febrero de 2017

AMOR INOLVIDABLE


Se encontraba durmiendo en el lugar que había sido testigo de sus sonrisas y de las cosquillas en la panza. Aquel lugar donde el amor le había tocado la puerta del corazón. Allí conoció a la persona que le robó suspiros, allí, sentada frente a su computador, pensando y deseando poder ver a esa persona, tenerle cerca, susurrar en su oído el amor que sentía, el que cada día crecía más y más.


"Eres lo mejor que he conocido" le susurró ella en el oído de esa persona especial. Estaban disfrutando de una cena romántica a la luz de las estrellas, como aparecía en las películas: con una vista maravillosa en lo más alto de la ciudad. Da igual la ciudad, da igual el edificio. Todo daba igual, excepto la presencia de esa persona.

"No sabes lo increíble que es para mí tenerte aquí, frente a mí..." volvió a mencionar ella. La observaba mientras sus ojos brillaban más y más. Deseaba tomarle y besarle sin miedos, tomar confianza. Sin embargo, no podía, no tenía tanta confianza en sí misma. Jamás la había tenido.
Ella no tenía pensado que pasaría y que sería esa persona quien la tomaría para besarla. Ella, feliz y nerviosa a la vez, correspondió a su beso. Se fundieron en un apasionado momento y lo mejor, o peor (dependiendo de dónde se le mire), se enamoraron más y más.


El molesto sonido de la alarma finalizó el sueño que estaba tenido. Se sentó sobre la cama y apoyó su cabeza sobre ambas manos. El sueño, a pesar de haber sido tan lindo y romántico, había conseguido que apareciera nuevamente la tristeza que cada día le inundaba el corazón. ¿Cuándo se enamoró completamente de esa persona que jamás pudo ver?

—Feliz cumpleaños —murmuró. Sabía perfectamente que ese 21 de julio estaba de cumpleaños su persona especial. Lo sabía. Y lo seguiría recordando cada año porque no todos logran conocer a alguien tan especial.

Ella, la chica que se enamoró de alguien por Internet, había pasado mucho tiempo suspirando y viendo mariposas por todos lados a causa de, justamente, esa persona especial. Y aunque todo se acabó muy rápido, ella fue feliz, se ilusionó, soñó y cuidó desde lejos, y lo más importante, se enamoró. Se enamoró perdidamente.


Me enamoraste. 
Eso no lo logra cualquiera. 
Cuídate mucho, y sé muy feliz. 

Lo mereces.

2 comentarios: